5 jun. 2017

Huérfanos 6


Han pasado dos años (¡dos años!) desde que publicamos el quinto número de nuestra serie Huérfanos, y con él también el primer volumen recopilatorio de esta colección. Dos años durante los que a sus autores nos han pasado muchas cosas, unas mejores que otras, y durante los cuáles sin duda hemos aprendido mucho. Enric ha estado poniendo en marcha varios proyectos de cómic en colaboración con diversos artistas - de los que no tengo ninguna duda que volveremos a oír a hablar - y ha terminado un libro. Yo personalmente he estado trabajando desde hace ya bastantes meses en un guión para otro proyecto, y como ya es sabido, he estado cursando (por primera vez, a mis 42 años) estudios de cómic en la escuela Joso de Barcelona.

Pero si habéis estado siguiendo mi progreso a través de Facebook o Instagram, habréis comprobado que (además de leer montones de cómics) he estado trabajando lenta pero incansablemente en este sexto número de Huérfanos, que ahora por fin ve la luz, más o menos un año más tarde de lo que había planeado. Me ha sabido especialmente mal el retraso dada la calurosa acogida que tuvimos en Gotham Comics de Palma, rodeados de nuestros fans, amigos y familia, en la presentación de nuestro volumen 1. Sin duda fue la mejor recompensa a 15 años de esfuerzo por sacar este proyecto adelante, y nos gustaría recompensar a nuestros fieles seguidores con una mayor regularidad, pero por desgracia esto no es (aún) posible.

Si 3000 personas se pusieran de acuerdo para aportar cada una 5 euros, yo podría dejar de trabajar durante unos cuantos meses y retirarme a mi cueva / estudio a dibujar entre 4 y 6 números nuevos sin morir de inanición. Desafortunadamente no contamos aún con esa clase de afición así que de momento tendréis que conformaros con esta imperfecta periodicidad bienal para cada número de 22 páginas. A este ritmo estaremos todos jubilados para cuando lleguemos al final de la historia, así que esperamos encontrar una fórmula más satisfactoria para todos.

Como proyecto para este verano me he propuesto empezar a enviar muestras selectas de este cómic a diversas editoriales, con la esperanza de que alguna de ellas se muestre interesada en el proyecto, o en mis habilidades como ilustrador. Por alguna razón, tengo la sensación de que ese día está más cerca - y no es que ningún editor se haya puesto en contacto ni nada; simplemente me parece inevitable que suceda, si lo seguimos intentando lo suficiente. Leo muchísimos cómics (por si no se había notado) como para saber que mucho peores ideas han llegado a término.

Pero esto no es de lo que quería hablar hoy sobre el Huérfanos 6 (que podéis leer online de forma completamente gratuita aquí arriba).

Quería hablar de por qué NO deberíais leerlo.

Lo más importante de todo lo que he aprendido en mis dos cursos de cómic, es a tener criterio. A saber leer mis propios cómics con ojos de lector, y no de autor. A poner distancia entre lo que dibujas y tu percepción, como para saber cuándo la has pifiado.

Así es como he aprendido que en este cómic el punto de vista varía demasiado poco, mi “cámara” está casi siempre a la misma distancia de los personajes. Como el tamaño relativo de mis figuras es a menudo el mismo dentro de las viñetas, como a mis planos de situación les falta sensación de lugar, y los personajes parecen estar poco integrados con los fondos. Como mis líneas de tinta no tienen la variación correcta para dar la adecuada sensación de volumen, y a mis composiciones de página, y de viñeta, les faltan masas de negro suficientes como para crear atmósfera. Como mis tramas de tinta son poco definidas y ensucian el dibujo. Como a mis personajes les falla la construcción de la figura, tienen rasgos faciales inconsistentes, y sus poses son poco creíbles, o forzadas, o anatómicamente dudosas. Y como es público y notorio, como mi habilidad para dibujar animales creíbles (y en este número hay unos cuantos más, además de Marv) deja mucho que desear.

Debe parecer raro que lo primero que aprendes en una escuela de cómic sea todo lo que has estado haciendo mal durante los 25 años que llevas dibujando. Y no solo eso, sino que además te dicen que vuelvas al principio, a lo básico, y vuelvas a aprender a dibujar a partir de ahí.

Pero es que este número de Huérfanos ha sido el primero que, por así decirlo, ha sido realizado bajo la supervisión de adultos. No es que no tenga ya suficientes canas como para entrar en esa categoría, pero como ilustrador aficionado siempre había dibujado como un niño, por instinto, sin pensar demasiado en la estructura de lo que estaba haciendo. Y eso a base de práctica ha terminado dando algunos resultados, es indudable, pero a estas alturas ya no es suficiente. Ya no se trata de pasarlo bien y hacer algo con lo disfrute y lo pueda compartir con los amigos. Si vamos a hacer esto como para que gente como vosotros pague vuestro dinero duramente ganado en lugar de gastarlo en, digamos, un cómic de Spider-Man, tenemos que daros algo que merezca la pena la inversión.

Así es como he empezado a prestar atención, no solo a mis tripas, sino a lo que leo (y si habéis estado siguiendo este blog, sabéis que leo MUCHOS cómics) sino a lo que gente con más criterio me ha recomendado. Así es como no puedo por menos que agradecer por sus valiosos comentarios a mis profesores de la Joso: Mariano De La Torre, Pere Pérez e Iban Coello; e incluso al pesado de Jaume Albertí (“en Jaume de Gotham”) nuestro ex-rotulista, editor no oficial y anfitrión de presentaciones, que ha conseguido hacer que me replanteara la caótica distribución de mis viñetas y bocadillos para facilitar la lectura - algo que siempre me resistí a hacer por pura obstinación (que es una cosa que desarrollas cuando ya tienes un trabajo remunerado en el que has de hacer un montón de cosas con las que no estás de acuerdo y dibujas cómics para poder hacer lo que te sale de las narices).

El problema es que muchas de esas aportaciones han llegado un poco tarde, y para cuando el número ya estaba prácticamente terminado, y yo con ganas de empezar otros antes que tener que ponerme a redibujar páginas. Por eso este cómic, igual que los cinco anteriores, todavía es un testimonio del largo camino que he recorrido como artista, y del aún más largo que me queda por delante.

Por suerte, cerca del final del cómic podéis encontrar estas dos viñetas, que para mí son las mejores de todo el cómic, donde cada línea está en su sitio y los personajes parecen reales.

 

Como artista, estas dos viñetas son la razón que puedo daros para leer este cómic - y la promesa de que vendrán muchas más como esas, porque ahora, cuando me salen bien, sé reconocerlas.

Huérfanos (2002-) es un cómic de fantasía y horror ambientado en Mallorca y protagonizado por jóvenes con poderes sobrenaturales. Puedes leerlo gratuitamente como webcomic en español (huerfanos.subcultura.es) y en inglés (huerfanos.webcomic.ws). Los cinco primeros capítulos se han editado en junio de 2015 en un volumen recopilatorio, que puedes conseguir a través de Lulu.com, en Gotham Comics de Palma de Mallorca, o directamente a los autores: huerfanos@hotmail.com